×

Mensaje

The mail function has been temporarily disabled on this site, please try again later.

The mail function has been temporarily disabled on this site, please try again later.

The mail function has been temporarily disabled on this site, please try again later.

The mail function has been temporarily disabled on this site, please try again later.

The mail function has been temporarily disabled on this site, please try again later.

El pasado fin de semana en la anual Cena del día del Entrenador que organiza el Colegio de Entrenadores de Málaga y que el pasado sábado celebró XXIV ediciones se rindió un emotivo y merecido homenaje a Pepe Sánchez, entrenador que ha sido del Málaga CF , CD El Palo, Alahuríno entre otros muchos equipos y que reside en el municipio de Rincón de la Victoria desde hace años, concretamente en La Cala del Moral. Hoy quiero rendir mi sencillo homenaje a un entrenador con Mayúsculas. Con el que se puede o no estar de acuerdo en cuanto a modelo de juego, es lo que tiene esto del fútbol que cada uno lo ve y lo juega como quiere o lo entiende. Así que más allá de ese librillo que todos tenemos quiero centrarme en el otro aspecto, en el personal. Tengo que dar gracias por que la profesión periodística, que elegí hace más de 20 años, me cruzase un día con Pepe Sánchez. Es una de esas satisfacciones que da este trabajo. Encontrar personas de las que aprender y con las que crecer.

Sin tener por que hacerlo el entrenador, en mi momento más complicado profesionalmente, (si no tenemos en cuenta el actual porque el paro es más duro que cualquier momento que se viva en el desarrollo de tu empleo), me llamó, simplemente para preguntar como estaba, para ponerse a mi disposición para lo que hiciera falta. Y les puedo asegurar que en aquel momento no hubo ni una sola llamada que me diera más ánimos que aquella para continuar con mi trabajo. Y eso que me llamaron compañeros de profesión de caché a nivel nacional, cuando por aquel entonces estaba en la Cadena Ser y muchas otras personas, todas fueron importantes pero las palabras de Pepe fueron especiales, no recuerdo que me dijo con exactitud, pero pensé que si arengaba a sus jugadores como hizo conmigo no me extrañase que murieran en el césped por él. Nunca nuestro contacto ha sido continuado, porque no he tenido la suerte de seguir a sus equipos. Salvo la etapa en el Málaga y yo era demasiado joven, pero sí he tenido la oportunidad de hablar mucho de él, de sus equipos, como rivales de los que yo cubría. Creo que Pepe y yo tenemos varias cosas en común, la pasión por el fútbol, por la familia y por la pesca, pero sobre todas esas cosas creo que nos pasa lo mismo en un aspecto importante, nos gusta llamarle a las cosas por su nombre, ser fieles a nuestras ideas y estar contra la injusticia aunque venga del poderoso. Siempre ha demostrado ser un hombre verdadero. De esos que no tienen miedo ha decir una cosa, aún a riesgo de perder el pulso ante el poder establecido, pero la verdad y la justicia sólo puede tener un camino y ese lo ha defendido Pepe Sánchez a ultranza, sin importarle el resultado, ni el juego bonito. Porque la justicia y el honor estan por encima de cualquier éxito deportivo, de cualquier color y por encima del dinero. Pepe Sánchez me demostró, demostró a todos, que por la vida se puede ir con la cabeza muy alta diciendo a las cosas por su nombre. 

Un día, hace algún tiempo, le llamé para preguntar por su salud después de que dejase el CD El Palo. Y hablando y hablando me contó que una tarde pescando frente a La Cala con la barca de un marengo caleño con solera, pensó que no volvería a tierra por que volcaron y las pasó canutas para regresar a la playa. Me lo contó ilusionado, apasionado como él es, ese día me di cuenta que volvería al fútbol, algún día. Igual que volvió a la costa arrastrando de su marinero amigo, de la barca, de los enseres de pesca y seguro que de alguna captura. Y es que este deporte, ¿qué digo este deporte? El mundo, la vida, necesita de “Pepés Sánchez” yo tengo el honor de tenerle como amigo y como ejemplo en el fútbol, en los banquillos y en la vida. Y lo que más me llena de orgullo es saber que él piensa lo mismo de mí.

 

 

 

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation

Comments (120)

Load Previous Comments